Cáncer de mama

El cáncer de mama es el crecimiento incontrolado de células anormales en la glándula mamaria y se produce por alteraciones celulares (hiperplasia) en los conductos o lobulillos mamarios. Al cabo de más o menos tiempo provocan la malignización local de las células, carcinoma “in situ”. Si el proceso persiste se producirá la afectación del tejido de la mama, cáncer infiltrante.

Prevención y síntomas

Es el cáncer más frecuente en la mujer, Una de cada ocho nueve mujeres que vivan hasta los 80 años desarrollará un cáncer de mama, que es la forma más común de cáncer femenino y causa primordial de muerte en mujeres entre 40 y 50 años. En muchas ocasiones el cáncer de mama puede no presentar síntomas.

Como aún no sabemos a ciencia cierta quién y cómo puede desarrollar un cáncer de mama todas las mujeres deben seguir una serie de recomendaciones para prevenirlo:

  • Autoexámen de la mama (leer artículos relacionados)
  • Realizar un exámen ginecológico completo , acudiendo una vez al año al especialista para someterse a las pruebas necesarias, tanto para el estudio ginecológico como para el mamario.
  • Cuidar los procesos generales como infecciones mamarias frecuentes.
  • Mantener una dieta alimenticia sana y una correcta higiene general.
  • Hacer ejercicio físico moderado.

Es muy importante que la mujer aprenda a conocer sus mamas. Esto es, estar atenta a la aparición de nódulos, derrames de sangre por pezón, retracción de la piel o cualquier otro signo fuera de lo común. Pero no es el autoexamen el diagnóstico precoz por excelencia, lo ideal es realizar una consulta una vez al año con su ginecólogo.

Diagnóstico

El método más eficaz para diagnóstico precoz del cáncer de mama es la es la mamografía, ya que detecta lesiones no palpables.

La exploración física y la mamografía permiten localizar lesiones sospechosas, esta último incluso puede detectar lesiones no palpables, si es necesario se puede complementar el estudio con otras pruebas complementarias como la ecografía mamaría, que ayuda a distinguir si la lesión es sólida o líquida y también de ser necesario RNM

Si se sospecha de un nódulo mamario, se pueden extraer células para su análisis mediante la técnica PAAF (Punción Aspiración Aguja Fina). Es un método cómodo y rápido, que da el diagnóstico en aproximadamente el 90% de los casos.

Si es necesario un estudio detallado se puede realizar una biopsia mediante una aguja gruesa o mediante la extirpación de la lesión y tejidos vecinos.

Tratamiento

Sometido a tratamiento antes de que las células se extiendan, la posibilidad de curación del cáncer de mama es muy alta.

El tratamiento quirúrgico se complementa muy frecuentemente con otros tratamientos como la radioterapia, quimioterapia, hormonoterapia, etc., para evitar que el proceso se reproduzca localmente (recidiva local) o evitar metástasis en otros órganos alejados de la región mamaria

No siempre se recurre a la cirugía como primera cura. En algunas pacientes se emplean tratamientos médicos (quimioterapia y hormonas) y radioterapia.

Anuncios