Ginecología en la infancia y adolescencia

Ginecología en la infancia y adolescencia

La consulta en la infancia y la adolescencia debe poner especial atención en la prevención y en la educación, ya que la mayoría de los hábitos de salud se adquieren en esta etapa de la vida.

Las consultas más frecuentes en la infancia son:

Infecciones vulvares y vulvovaginales:  la higiene incorrecta es su principal causa. Se debe a que los labios  menores están poco desarrollados y protegen poco a la vulva y la vagina de los gérmenes externos y a que a esta edad todavía no hay suficiente secreción de estrógenos por parte del ovario.  También se deberá descartar la presencia de cuerpos extraños intravaginales.

Coalescencia labial: es otro problema  propio de las niñas pequeñas y consiste en la poca abertura de los labios menores, cerrando total o parcialmente la entrada de la vagina. También es debido a la insuficiente secreción de estrógenos. Esta patología se soluciona espontáneamente cuando la paciente llega a la pubertad ya que  la vulva se desarrolla y desaparece la atrofia.

Pubertad precoz: consiste en la aparición de los caracteres sexuales secundarios (desarrollo mamario, aceleración del crecimiento, aparición del vello pubiano o axilar, aparición de la  menstruación antes de los  ocho años de edad). Esta entidad requiere un estudio completo y exhaustivo, ya que hay que diagnosticar correctamente su causa y tratar a la paciente, para evitar alteraciones posteriores en su crecimiento y desarrollo.

Las consultas más frecuentes en la adolescencia son:

Trastornos menstruales: los trastornos del ciclo menstrual es el problema ginecológico que motiva la consulta con más frecuencia en las adolescentes. Estos trastornos pueden ser por sangrado menstrual abundante (metrorragias). También pueden darse en forma de ciclos muy irregulares que interfieren en la actividad normal de la adolescente.

Amenorrea: es la falta de sangrado menstrual después de sangrados anteriores normales. En este caso hay que descartar trastornos hormonales, problemas de peso, embarazo, etc.

Dismenorrea: la dismenorrea o dolor  con el sangrado menstrual, es muy frecuente en las adolescentes, y en la mayoría de los casos es leve o moderada y cede con tratamientos analgésicos habituales. El caso de dolor menstrual que no cede  puede ser debido a tumores o quistes de diverso origen, infecciones, etc.

Otros motivos de consulta:

  • Pubertad retrasada
  • Alteraciones en las mamas
  • Infecciones genitales
  • Abuso sexual
  • Hirsutismo
  • Sexualidad y metodos anticonceptivos

Los métodos anticonceptivos para la mujer son:

Anticonceptivos hormonales: 

  • Píldoras
  • Implantes
  • Parches
  • Inyectables
  • Anillos vaginales

Métodos de barrera: 

  • Preservativo femenino
  • Diafragma
  • Dispositivos intrauterinos:  DIU con cobre  y DIU hormonal

Métodos naturales: 

  • Calendario ritmo menstrual
  • Temperatura basal
  • Control del moco cervical

Valorar siempre la importancia de la “DOBLE PROTECCION” que consiste en prevenir a la vez los embarazos no deseados y las infecciones de transmisión sexual (ITS) incluido el SIDA.

Anuncios