Vaginismo (molestia o dolor en la relación sexual)

Vaginismo: cuando la penetración resulta molesta y/o dolorosa para la mujer

Existen dos conceptos médicos  asociados a la dificultad en la penetración vaginal que sufre la mujer. Estas entidades son el vaginismo y la dispareunia.

El vaginismo es la molestia que aparece en la mujer, ya sea en forma ocasional o  persistente, y consiste en la presencia de espasmos involuntarios de la musculatura  en el tercio exterior de la vagina. Estos espasmos pueden dificultar e incluso imposibilitar la penetración.

La dispareunia es cuando aparece dolor en el área genital, y asociado exclusivamente a la relación sexual.

En el caso de la dispareunia el síntoma fundamental es el dolor y en el vaginismo se destaca la presencia de quemazón en la zona vulvar, molestias a la hora de orinar tras la penetración, problemas a la hora de insertarse diafragmas o tampones y también en el examen ginecológico.

Comprendida la diferencia de ambas entidades podemos decir que las causas de ambas pueden ser comunes. Entre ellas, podemos destacar 3 grandes grupos:

1. Las causas orgánicas son las más frecuentes: por ejemplo la inflamación vulvovaginal, la atrofia de dicha zona debida al déficit hormonal (sobre todo en gente mayor tras la menopausia), los antecedentes de cirugía en la zona pélvica, la endometriosis, la enfermedad inflamatoria pélvica, y las diferentes afecciones de la piel y mucosa de la zona.

2. Factores culturales

3. Factores psicológicos: propios o conflictos con la pareja, etc

Tratamiento: en ambas entidades el tratamiento ha de comenzar rompiendo el ciclo dolor-espasmo. Es por ello que se sugiere que las relaciones sexuales genitales se pospongan.

Los ejercicios de relajación son fundamentales, pero requieren tiempo de aplicación.
La confianza plena en la pareja es también vital para conseguir que la musculatura no se contraiga involuntariamente.
El uso de dilatadores vaginales progresivos también puede funcionar en estos casos.
En el caso de la dispareunia, si esta se debe a la presencia de alguna infección, el tratamiento de la misma suele revertir la molestia.
Si se debe a atrofia (propia de la edad y de la postmenopausia) los estrógenos tópicos son especialmente adecuados.

Anuncios

Mitos y Realidades

MITOS:

1-NO GENERALIZAR: TENER EN CUENTA SIEMPRE QUE HAY DIFERENCIAS ENTRE LAS NECESIDADES DE CADA PACIENTE Y QUE SE MANIFIESTAN SEGÚN:

.EL MEDIO SOCIAL

.LAS DIFERENTES CULTURAS Y RELIGIONES

.LOS DIFERENTES VALORES  Y PREFERENCIAS

2-ES FALSO EL CONCEPTO QUE LOS ANTICONCEPTIVOS PRODUCEN CANCER, INFERTILIDAD O DISMINUCIÓN DE LA LÍBIDO.

3-ES FALSO QUE LOS ANTICONCEPTIVOS AL PRODUCIR ESCASO SANGRADO MENSTRUAL Y EN OCASIONES AUSENCIA DE LAS MISMAS,  PROVOQUEN ALTERACIONES DE LA FERTILIDAD O DE LA SALUD EN GENERAL.

4-EN UNA SITUACIÓN IDEAL LAS PAREJAS DE LAS MUJERES, QUE ESTÁN BUSCANDO MÉTODOS ANTICONCEPTIVOS ,TENDRÍAN QUE COMPROMETERSE  A TRAVÉS DEL CONOCIMIENTO DE LOS DIFERENTES MÉTODOS , PARA OBTENER ASÍ , COMPARTIENDO, LA RESPONSABILIDAD  Y LOS BENEFICIOS D E LA SEXUALIDAD

5-ES UN MITO QUE TODOS LOS HOMBRES USAN PROFILÁCTICOS  SOLO LO HACEN EL 6% DE LA POBLACIÓN MASCULINA.

6-LOS PROFILÁCTICOS SON SEGUROS :  FALLAN APROXIMADAMENTE EL 16%. O SEA DE CADA 100 MUJERES  16 SE QUEDAN EMBARAZADAS .

ES UN MITO QUE LOS HOMBRES SABEN USAR EL PROFILÁCTICO, AUNQUE DIGAN SABER UTILIZARLO  AL 2% LES FALLA (O SEA  QUE DE 100 MUJERES 2 SE EMBARAZAN POR ESTE MOTIVO.

7-ES UN MITO QUE LOS ESPERMICIDAS LOCALES PREVIENEN ENFERMEDADES DE TRANSMISIÓN SEXUAL.

8-ES UN MITO CONSIDERAR A LA PASTILLA DEL DÍA DESPUÉS PERJUDICIAL  PARA LA SALUD O QUE SE PUEDA UTILIZAR POCAS VECES.

9 –Y MÁS….

¿Tomar sol ayuda en casos de cáncer de mama?

El cáncer de mama es uno de los más frecuentes en la mujer. Se estima que 1 de cada 8 mujeres tendrá la enfermedad en algún momento de su vida.

Inciden los rayos solares en la enfermedad?

No producen ningún tipo de incidencia negativa en la evolución de la  enfermedad o en la generación de la misma. No existe un efecto sobre el tejido glandular, limitando la precaución sólo al cuidado de la piel.

La evidencia más contundente se encuentra en aquellos países cuyo clima supone una exposición solar más prolongada. En esas latitudes, las estadísticas indican que el número de casos es similar al resto del mundo.

Sí deben poner especial atención aquellas mujeres que recibieron tratamiento radiante sobre la mama  para evitar que el sol llegue a la piel irradiada. Se recomienda protección total (protectores solares y vestimenta adecuada) en las áreas irradiadas como parte del tratamiento de su enfermedad. La exposición solar de dichas áreas generaría una innecesaria lesión dérmica que debe ser evitada, particularmente en las recientemente tratadas, pero que debe adoptarse como hábito en quienes recibieron radioterapia mamaria en algún momento de su vida.

Afortunadamente, sí se puede afirmar la existencia de un efecto positivo indirecto del sol vinculado a la metabolización de la vitamina D. La hipovitaminosis D es un factor de riesgo en relación al cáncer de mama. Aunque todavía se desconoce su vínculo o incidencia sobre la enfermedad, las pacientes con cáncer de mama, suelen tener bajos niveles de vitamina D en su organismo.

Entre los alimentos que aportan una buena cuota de vitamina D se encuentran: pescados (en especial el salmón y el atún en aceite), leche y yogures (hay marcas fortificadas con vitamina D), manteca, huevo (yema) y queso. Los requerimientos diarios de vitamina D son de 400 UI por día, cantidad presente en un vaso de leche de 250 centímetros cúbicos.

Más allá de estas recomendaciones, es imprescindible realizar una consulta con el especialista.